Las bocas de las vacas

Las vacas son diferentes porque tienen menos dientes que otros animales. En la parte frontal de la boca, tienen dientes (conocidos como incisivos) solo en la mandíbula inferior. En lugar de incisivos superiores, tienen una almohadilla dura y curtida (conocida como “almohadilla dental”). Además, el ganado vacuno tiene un labio superior relativamente fijo (en comparación con las cabras y ovejas). Debido a esta particular anatomía oral, la vaca usa su lengua para agarrar un manojo de pasto y luego arrancarlo con los dientes. Los dientes en la parte posterior de la boca (conocidos como molares) están ubicados en las mandíbulas superiores e inferiores. A veces los materiales vegetales contienen tallos duros, pero dado que la vaca mastica la comida en un movimiento de lado a lado, los molares trituran el pasto en partículas más pequeñas que son más fáciles de digerir.

Alejandro González, médico veterinario y experto en manejo animal, explicó que las vacas son rumiantes que ingieren grandes cantidades de pasto por aproximadamente 8 o 10 horas y cuando terminan de comer y almacenar, empiezan el proceso de la rumia.

“Durante el día, un animal se puede comer lo equivalente al 10 % de su peso en forraje verde, es decir, una vaca de 500 kilos puede ingerir cerca de 50 kilos de pasto diarios“, sostuvo.  Así mismo vale la pena mencionar que los semovientes tienen una lengua musculosa con glándulas salivales que utilizan para enrollar el pasto y arrancarlo ayudándose de los incisivos que poseen en la parte inferior de la boca
El experto detalló que las partículas gruesas son masticadas con los dientes y luego del salivamiento (en la saliva hay una gran cantidad de bicarbonato y urea, elementos necesarios para la digestión) la comida pasa al retículo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *